Brasil tiene a Dilma Rouseff

¡Mujer al poder! En los últimos meses del 2010, Brasil vivió las nuevas elecciones presidenciales y tras una segunda vuelta, todo el pueblo brasileño apostó a la nueva voz, Dilma Rousseff.

El 3 de octubre del 2010, Brasil tuvo como tarea principal la elección del nuevo jefe de estado; encabezando la lista al sillón presidencial se encontraba Dilma Rousseff (Partido de los Trabajadores), José Serra (Partido de la Social Democracia Brasileña) y Marina Silva (Partido Verde), siendo ganadores de la primera vuelta Rousseff con 46,9 % de votos, contra el 32,6 % de su adversario Serra; de esta manera, el 31 de octubre el Tribunal Superior Electoral (TSE) anuncia una segunda vuelta, obteniendo como ganador a Rousseff con 55,4 % de votos y dejando a Serra con un porcentaje de 44,5%.

Palabras de Rousseff

La heredera de Lula, Dilma Rousseff, se convirtió en la primera mujer en ostentar ese cargo; tras conocer los resultados del escrutinio, Rousseff pronunció su primer discurso en calidad de presidenta electa, en donde reafirmó a todo el pueblo brasileño, continuar con el mandato del presidente Lula da Silva, y de esta manera extirpar la pobreza y la discriminación en Brasil, de la misma forma, su apoya a la libertad religiosa y de prensa, y no escatimará esfuerzos en la lucha contra el narcotráfico y la delincuencia urbana, prometió reformar el sistema de sanidad y el de educación primaria, de esta manera seguirá con la línea económica del ex presidente.

Un nuevo mando

Luego de una lluvia torrencial y un clima nada favorecedor al cambio de mando del 1 de enero, Dilma Rousseff junto a su hija en un Rolls Royce descapotable hizo su entrada, saludando a las bancas del congreso brasileño, y a todo el pueblo que presenciaba el cambio de mando; es así, que llegó el sábado por la tarde al Congreso Nacional para tomar posesión como presidenta de Brasil, convirtiéndose en la primera mujer que alcanza la máxima dignidad, así afirmó en su primer discurso ante el pleno de senadores y diputados, que su mayor compromiso será “acabar con la miseria del país”.

‘Juana de Arco de la Subversión’

Hija de padre búlgaro, abogado y hombre de negocios; y de madre que se dedicaba a la enseñanza; Dilma Rousseff se educó en el colegio de señoritas Nossa Senhora de Sion y luego realizó la secundaria en el Colegio Estatal Central, creció en un ambiente acomodado en donde se dedicaba al estudio de humanidades que incluía al arte, música, danza, la lectura de los clásicos literarios y las clases de francés. A sus 14 años quedó huérfana de padre, a partir de ello mostró sus inquietudes sociales y se desarrolló en el ambiente político. A sus 16 años se introdujo en Política Operária (POLOP), una organización de extrema izquierda, sumergiéndose en una disputa interna sobre la estrategia a seguir para expulsar a la dictadura y avanzar hacia la creación de un Gobierno de tipo socialista. Con solo 19 años Dilma paso a formar parte del Comando de Liberación Nacional (COLINA), no participo directamente en los atentados, sin embargo si fue instruida en el manejo de armas y entrenamiento callejero con la policía; pero su capacidad de liderazgo iba resaltando, desarrollándose así como instructora ideológica e incluso editora de un periódico clandestino ‘O Piquete’. Dilma durante esta etapa era abiertamente marxista y prosoviético.

Contrajo dos veces matrimonio, el primero con un camarada del COLINA; durante este tiempo inicio su carrera de economía en la Universidad Federal de Minas Gerais. En 1969 la pareja se refugia en Rio de Janeiro al ser involucrados en el asesinato de dos policías; el se refugia en Porto Alegre y ella se quedo para ayudar a la recomposición del COLINA, durante esta etapa ella entabla relaciones sentimentales con otro compañero de lucha armada de VAR-Palmares. Rousseff, adopto diversos nombres de guerra, involucrándose en varias actuaciones oscuras, tomando roles como dirigente, de robos, asaltos, destacándose por su astucia y carismática. En 1970 fue apresada en los calabozos de la Operação Bandeirante (OBAN), centro de información e interrogatorios, en donde fue torturada; siendo calificada por un fiscal del Ejército como la “Juana de Arco de la subversión”.

Tras obtener su declaración, fue hallada culpable del delito genérico de subversión, ya que no hubo pruebas de su participación en acciones armadas concretas, recibiendo una condena de seis años de prisión siendo esta pena reducida a dos años y un mes, la que culminó a finales de 1972.

¿Compatibilidad entre Lula y Dilma?

No solo el pueblo brasileño ha observado detalladamente a estos dos personajes, sino todo el mundo ha puesto los ojos sobre ellos durante estos meses de elecciones, pero esta inquietud no ha sido solo de sus seguidores; sino economistas, psicólogos, sociólogos, periodistas y demás estudiosos; han formado debates, entrevistas, encuestas en diversos medios de comunicación, tratando de obtener una respuesta sobre el gobierno del soñador Lula y de la ex cabecilla guerrillera Rousseff.

A pesar de que Lula manifestó públicamente su apoyo y otorgó su voto a la candidata y ahora presidente Dilma Rousseff, muchos consideraban de que ambos son totalmente diferentes No se parecen en nada decían los más radicales. “Se parecen en la misma pasión de hacer de Brasil un país desarrollado, sin pobres y con más poder mundial”, respondían los más conciliadores.

Algunos manifestaron “Sale el gobierno del corazón y entra el gobierno de la planificación”.

Mientras que Lula es el hombre del pueblo, de la calle y comprometido; Dilma es la política del palacio que trabaja en equipo, Lula el relacionista público por excelencia que se encargaba de llevar las mejores relaciones y un representante nato que supo posicionar como ningún otro a Brasil al mundo; Dilma tendrá que seguir con este esfuerzo y demostrar que en su manera de gobernar no espacio para sueños. 

Lula procedía de la pobreza pero de gran inteligencia natural, poseía una gran intuición para la política, no se formó, no leía. Por lo contrario, Dilma provenía de una clase media alta amante de la cultura.

Dilma ya no necesita vender a Brasil al mundo, por que Lula ya lo hizo, ella no se la pasará viajando, sino vivirá en Brasilia el mayor tiempo de su mandato. Ha prometido que va gobernar “para todos los brasileños sin distinción, con coraje y cariño de madre”.

 

Vamos a mantener y profundizar aquello que es característico del Gobierno Lula: su mirada social, su compromiso social. Queremos un Brasil para todos”.

Por: Andrea Uriol

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s