¿Quién pone las papeletas?

Es la 1:00pm, “hora punta”. André (chofer) deja su almuerzo para pisar el acelerador e ir en busca de pasajeros y así asegurar la ganancia del día; primero ordena a Carlos (cobrador) mirar y cerciorarse que otra vez no haya policías supervisando la zona, para hacer de las suyas, y efectivamente, no lo hay. Las esquinas están repletas de gente, llenar lo más que se pueda es la consigna. La ruta continúa, y las infracciones también.

Se oyen desde lugares cercanos y lejanos estrepitosos sonidos de bocinas, nos hace pensar que están compitiendo para saber quién logra el ruido más estruendoso de todos; además, se logra avizorar por otro lado que los conductores no diferencian los colores del semáforo, confundiendo al verde con el rojo y viceversa, trasgrediendo así una de las normas que, según el Nuevo Código de Tránsito, es calificada como falta muy grave. Pero la pregunta es: ¿Dónde están los policías de tránsito para hacer respetar las normas?

“…el número de efectivos policiales de tránsito no es el suficiente para aplacar este caótico problema”, expresa con lamentaciones la Sub-oficial técnico Carmen Zevallos, encargada de la División Educación de Tránsito (DIVTRAN).

Desmedido incumplimiento de las normas
Dentro de la ciudad es fácil distinguir que la avenida más congestionada de vehículos y personas es la avenida España; sólo basta pararse unos minutos en ella para darse cuenta que los choferes olvidan la existencia de normas que regulan el libre tránsito vehicular y peatonal. Es ahí donde los policías tienen un papel importante: el de sancionar, pues están en la obligación de imponer multas y penas que se estipulan, según las leyes y normas del Código de Tránsito y del Manual de Guantera. Así mismo, la Policías de Tránsito (POLTRAN) realizó estudios estadísticos, arrojando que dentro de esa zona continuamente se infringen seis normas principales.

El Nuevo Código de Tránsito clasifica las infracciones en leves, graves y muy graves. Tal como se observa en el cuadro de las faltas más recurrentes, todas son sancionadas con una cantidad de dinero elevada, si tenemos en cuenta los ingresos diarios de los conductores. Pasarse la luz roja o no contar con certificado de inspección vehicular, podría llegar a costarle al infractor un monto que supera los S/. 400. Sin embargo, estos continúan infringiendo las normas pues al parecer no se llegan a aplicar dichas sanciones.

Según declaraciones de la de Sub-oficial Técnica Carmen Zevallos, el congestionamiento vehicular es normal, pero existen lugares álgidos donde se podría prohibir el funcionamiento de transporte público para de alguna manera reducir dichos congestionamientos e incumplimiento de normas. Además, la efectiva policial tilda de “verdaderos sinvergüenzas” a los choferes, ya que cuando trabajaba en la calle había ocasiones en las que llegaba a las diez de la mañana con cincuenta papeletas impuestas señalando a los conductores de vehículos de transporte público como principales infractores.

Ausencia de supervisión policial
Este incumplimiento de las normas de tránsito, tiene sin lugar a dudas, como principal causante: la falta de supervisión permanente de la policía de tránsito. Así lo confirman los mismos protagonistas del hecho.

El presidente de la “Empresa de Transportes Huanchaco S.A.”, Javier Ibañez Orbegozo, acusa a la ausencia de policías, razón por la que se infringen las normas de tránsito.

“A veces hay un policía en la esquina frente a la O.R. y después no se encuentra ninguno hasta el término de la ruta en La Encalada” –en el caso de los microbuses de ruta “A”-. Asimismo, se refiere a la zona del Mall Aventura Plaza como “tierra de nadie”, lo que conlleva a los choferes, cometer faltas contra la seguridad vial. De igual forma, el gerente general de la “Empresa de Transportes y Servicios Virgen de la Puerta S.A.”, Segundo Murga, señala que ha notado gran ausencia de efectivos policiales en la ruta Buenos Aires – Florencia de Mora, además en la referida zona de la Av. España cada vez que inesperadamente hay un policía y éste detiene el vehículo, no es precisamente para brindarle orientación y/o señalización, sino para recibir algún beneficio económico: “Déjese para la gaseosita o… ¿cómo es?”. Estas afirmaciones fueron corroboradas con los resultados del sondeo aplicado a choferes de taxis, ya que éstos, en su trabajo diario, tienen mayor contacto directo con el problema y perciben de cerca la situación. El 80% consideró que el trabajo de la policía de tránsito es ineficaz y no tienen un control permanente de los vehículos, debido a la insuficiente cantidad de efectivos.

También, apoyan a la confirmación de este sondeo lo expresado por choferes de combis y microbuses que transitan por todas las avenidas y calles de la ciudad. Algunas de sus manifestaciones fueron: “Nosotros queremos cumplir las normas y no recibir tanta papeleta, pero también que la policía ponga de su parte. Existe mucho riesgo de choques y roces con otras unidades, todo porque no hay policías que orienten estas vías. Hace poco un peatón casi fue atropellado por estar cruzando en luz verde, si algo malo ocurría los culpables somos nosotros, claro, como no hay quien supervise, cada uno hace lo que quiere”.

Es necesario que las autoridades distribuyan adecuadamente el número de efectivos policiales de tránsito para de alguna forma lograr un mayor orden y disminuir las infracciones cometidas por los conductores.

Reportaje Grupal

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s